Mindfulness y Estrés

Mindfulness y Estrés

El estrés tiene cada vez mayor impacto en nuestra sociedad. Muchas de las dolencias físicas que padecemos suelen estar relacionadas con el estrés. Ya sea que suframos de enfermedades cardíacas, dolores de cabeza, gastritis o presión arterial alta, nuestras vidas aceleradas tienden a no ser buenas para nuestro bienestar en general, y para nuestra salud en particular. Queremos ser felices y vivir bien, pero a pesar de los todos los avances tecnológicos que podrían hacer nuestras vidas más fáciles, no muchos podemos decir que tenemos buena calidad de descanso o que disponemos de tiempo para cultivar nuestras relaciones o para dedicarnos a nosotros mismos.

Para poder dar una respuesta a esta epidemia de la era moderna como lo es el estrés, se ha estado recurriendo a una técnica desarrollada hace miles de años,  la meditación, en especial, la meditación de la atención plena o Mindfulness. Numerosas investigaciones en el campo de las neurociencias describen cómo la práctica regular de diferentes técnicas de meditación, aun cuando se le dediquen 10 minutos diarios a la práctica,  puede marcar una diferencia real en la calidad de vida. Los estudios han encontrado que el entrenamiento de Mindfulness puede evitar la depresión, reducir los niveles de estrés, ayudar en el manejo el dolor crónico o a abandonar comportamientos compulsivos como fumar y comer en exceso.

También se ha demostrado que la práctica regular de Mindfulness induce cambios en el cerebro que están relacionados con la mejora en los estados de ánimo, lo cual estimula notablemente el sistema inmunitario evitando así el desarrollo de patologías a nivel físico.

Si bien este tipo de prácticas impartidas en los cursos de meditación se han tomado del Budismo, han sido adaptadas a contextos completamente seculares, por lo que están desprovistos de connotaciones religiosas que podrían alejar a algunas personas de la meditación. Un gran número de psicólogos, por ejemplo, están incorporando Mindfulness a su repertorio de técnicas en su práctica clínica.

¿Cómo funciona Mindfulness? La práctica de la atención plena nos muestra que nuestra búsqueda de la felicidad en realidad puede hacernos menos felices de lo que esperamos. Trabajamos duro para mantener nuestros cuerpos en forma, para tener éxito en nuestros trabajos y para sostener buenas relaciones con familiares y amigos, pero al esforzarnos tanto por mejorar las cosas, a menudo lo que logramos es estresarnos más. La atención plena nos enseña a prestar atención al momento presente, en lugar de preocuparnos por el pasado o por el futuro, y a observar pensamientos, sentimientos y emociones, así como los eventos de nuestra vida diaria, con ecuanimidad, sin emitir juicio alguno de lo que sea que estemos observando. A medida que desarrollamos nuestra práctica, ya no nos vemos atrapados en la vorágine de la actividad dentro de nuestras cabezas y en el mundo fuera de nosotros. Comenzamos a ver que los pensamientos no son hechos y que podemos relacionarnos de manera diferente con nuestras mentes, observando nuestros patrones de pensamiento negativos con amabilidad y comprensión.

Lejos de ser un retiro del mundo, como a veces se la caracteriza, la meditación nos equipa para involucrarnos con el mundo de manera más completa.

De más está decir que la atención plena no eliminará instantáneamente todos nuestros problemas. Practicarla requiere constancia y paciencia. Todos sabemos que ejercitar nuestros cuerpos requieren tiempo y dedicación: practicar la atención plena es el equivalente mental de este tipo de entrenamiento y también requerirá tiempo y dedicación para que podamos disfrutar de sus frutos. Pero las recompensas pueden ser grandes: al desarrollar la quietud para apreciar la maravilla y la riqueza de la vida tal como es.

Buscar entradas por Categoría:

Compartir en...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Buscar entradas por Categoría:

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envíanos un mensaje





Deberás confirmar tu suscripción a través del correo que llegará a tu Bandeja de entrada (revisa también las carpetas de SPAM o Correo no deseado).